Castillo de Hornos de Segura

Hornos de Segura y su castillo, emplazado en estratégica posición, ha sido identificado como el Hian Furnus de algunas crónicas musulmanas. El 25 de noviembre de 1239, Fernando III confirmó la posesión del castillo al maestre de Santiago. El castillo, declarado hoy Bien de Interés Cultural, pudo construirse a mediados del siglo XIII, aprovechando quizá algunos elementos de la anterior fortaleza mulsulmana, a la que quizá pertenezcan los restos de un buen aljibe que se observa en el patio de armas.

En la parte más alta de la colina, único espacio no ocupado por las construcciones civiles, se levanta el castillo en el que distinguimos un recinto exterior de forma aproximadamente trapezoidal en cuyo lado mayor se arrima la espléndida torre del homenaje. Fuera de la línea del castillo propiamente dicha se observan restos de hasta tres torreones de planta cuadrada.

La Torre del Homenaje es un edificio cuadrado de 8,60 m de lado, construido en mampostería menuda al igual que el resto del castillo. La entrada queda a varios metros de altura, por encima de un podio macizo donde se alberga un aljibe. En la parte alta se habilitan dos salas superpuestas que sostienen la techumbre con bóvedas. Las esquinas de esta torre están redondeadas, peculiaridad que también presentan otras construcciones santiaguistas de la misma época.

 

Castillo de Hornos de Segura (según Berges Roldán)